Gaia-X: ¿un gran éxito o una farsa?

En el altamente competitivo pero lucrativo mercado de la nube, los hiperescaladores llevan la delantera. Gaia-X es un intento conjunto de los proveedores de nube europeos de no desaparecer en el olvido. Pero, ¿está la iniciativa a la altura de su promesa?

Sin nube, no hay digitalización. Los pioneros siempre han sido conscientes de ello. Sin embargo, desde el inicio de la pandemia, hasta los últimos escépticos deberían haberse dado cuenta de las ventajas que ofrece la nube en términos de rapidez de despliegue y escalabilidad en comparación con los conceptos tradicionales de TI. Cualquiera que haya tenido que implantar una plataforma de colaboración de la noche a la mañana para que sus empleados puedan seguir trabajando en la oficina en casa, cualquiera que haya puesto en marcha con la misma rapidez un sistema de tienda para crear un canal de venta digital, sabe apreciar estas ventajas. Los efectos positivos para las empresas, como el aumento de la velocidad, la flexibilidad y la resistencia, son evidentes para todos. La nube se ha convertido en "una necesidad casi existencial", resume Peter Heidkamp, responsable de tecnología de KPMG.

Ahora que la respuesta a si las empresas necesitan la nube para su transformación digital es indiscutible, surge la segunda pregunta. Y es menos fácil responder: "¿Qué nube?". Las opciones no se limitan a los hiperescaladores. Si los usuarios están preocupados por los servicios de infraestructura pura, con la obtención de potencia de cálculo y capacidad de almacenamiento, existen alternativas de Europa como A1 Digital (Exoscale), Busymouse, Deutsche Telekom (Open Telekom Cloud), Gridscale, Ionos, Leaseweb, OVH, PlusServer, SysEleven, Wortmann (Terra Cloud) y otros. Algunos también proporcionan clústeres Kubernetes en los que se pueden ejecutar contenedores. OVH ofrece incluso servicios de Big Data y machine learning.

El poder de mercado de los hiperescaladores

Los clientes deben ser conscientes, sin embargo, de que todos estos proveedores ofrecen un portfolio limitado en comparación con los hiperescaladores. En términos de escalabilidad global, pero sobre todo de la amplia gama de servicios de campos como la red, la seguridad, la base de datos, la analítica, la colaboración, el IoT, la IA, el streaming de medios, el blockchain o la robótica, ninguno de los competidores europeos puede siquiera acercarse a competir con AWS, Microsoft, Google y Alibaba.

Mientras que los hiperescaladores acaparan en conjunto el 64% del mercado de IaaS, según los investigadores de mercado de Canalys (AWS 31%, Azure 20%, Google 7%, Alibaba 6%), los numerosos proveedores medianos y pequeños solo representan un buen tercio del fragmentado segmento. En definitiva, ofrecen un gran número de servicios con diferentes características. Por un lado, esto es bueno para los clientes, que así no están a merced de un oligopolio, sino que pueden elegir entre una oferta amplia y diferenciada. Por otra parte, los servicios de los distintos proveedores se basan en arquitecturas diferentes, en parte propietarias, por lo que no son interoperables entre sí, o sólo lo son de forma limitada. La heterogeneidad tecnológica, sin embargo, dificulta el uso de la multicloud, y ahí radica un serio obstáculo.

Una sola nube no es suficiente

Porque una realización es cada vez más frecuente entre las empresas: Una sola nube no es suficiente. Según un estudio de Techconsult, el 72% de los responsables de TI encuestados están convencidos de que la proporción de empresas que utilizan más de una nube crecerá de forma fuerte a muy fuerte en los próximos 24 meses. El 25 por ciento de las empresas ya ha construido una arquitectura multicloud (ver recuadro) o tiene previsto hacerlo en los próximos doce meses.

La multicloud está en auge

Estudio de Techconsult

El 25 por ciento de las empresas ya ha construido una arquitectura multicloud

Para hacer frente a las demandas y retos de unos mercados que cambian rápidamente, las empresas están recurriendo a infraestructuras de TI cada vez más potentes. Esto va acompañado de un incremento en el uso de diferentes aplicaciones y servicios, lo que aumenta la necesidad de contar con entornos de nube fiables. Esto hace que las empresas accedan a las ofertas de varios proveedores de nube (palabra clave multicloud) para beneficiarse de las ventajas de los distintos servicios.

El 72% de los responsables de TI encuestados en un estudio de Techconsult esperan que la cuota de multicloud en las empresas aumente de forma significativa a fuerte en los próximos dos años. Para el funcionamiento de la infraestructura multicloud, casi una de cada dos empresas (47%) utiliza dos, el 37% tres y el 16% cuatro ofertas de diferentes proveedores. Como muestran los resultados de la encuesta, el número de nubes está relacionado con el tamaño de la empresa. Según el estudio, la principal razón para utilizar entornos multicloud es el mayor rendimiento y velocidad (51%). Esto significa que, en función de los requisitos de las cargas de trabajo, se pueden utilizar servicios en la nube adecuados y compatibles que otros proveedores no admiten. Además, para más de uno de cada tres encuestados (35%), una mayor fiabilidad y resistencia es una razón para utilizar una infraestructura multicloud.

Los hiperescaladores pueden permitirse el lujo de manejar plataformas propietarias dado su poder de mercado. Sin embargo, si no hay interoperabilidad a nivel tecnológico, los proveedores europeos de servicios en la nube se quedarán tarde o temprano fuera del negocio. Dado que cada uno de ellos no puede competir con los gigantes del sector en términos de amplitud de cartera y escalabilidad, la oportunidad para los proveedores europeos reside en el hecho de que agrupan sus diferentes conocimientos en una sola red. El consultor informático Kurt Garloff también está convencido de ello. Para romper el poder de mercado de los grandes, hay que establecer normas europeas. Aquí es donde entra en juego la iniciativa Gaia-X.

dr.jpeg

Estrella emergente en el firmamento de la nube

Gaia-X se considera una estrella emergente en el firmamento de la nube que representa una alternativa a las plataformas de AWS y compañía. El estándar tecnológico permite a los proveedores de la nube en Europa construir conjuntamente infraestructuras informáticas, servicios y espacios de datos "que cumplan con nuestras normas y valores en materia de protección y soberanía de datos" y sean compatibles entre sí, como señala Garloff. Como CTO Sovereign Cloud Stack, el experto es uno de los arquitectos del proyecto. "No estamos creando un competidor de los hiperescaladores. Más bien, estamos estableciendo estructuras que permiten a muchos proveedores pequeños, medianos, pero también grandes, federarse y construir un ecosistema que pueda seguir el ritmo tecnológico de las ofertas de los hiperescaladores." Y no basta con gestionar los datos y mantener la infraestructura subyacente en manos de otras personas. "Con Gaia-X, tenemos que cubrir toda el área de infraestructuras con nuestra propia tecnología, de lo contrario solo habremos construido sobre arena."

falk-weinreich.jpeg

Las tres capas de Gaia-X

Para garantizar la soberanía digital de forma integral, Gaia-X se divide en tres capas: La capa superior consiste en el intercambio seguro y transparente de datos y la gestión de identidades. La capa de federación es para permitir que los servicios de varios proveedores se utilicen en todas las plataformas.

ren---sch--lein.jpeg

La capa más baja es la infraestructura de software. En esta capa, la Sovereign Cloud Stack (SCS), se reúnen varios proyectos de código abierto. En el caso del SCS, controlado por la Open Source Business (OSB) Alliance, sólo se utiliza código abierto para hacer transparentes los flujos de datos y el funcionamiento de la infraestructura operada. El uso coherente del código abierto también pretende garantizar a los usuarios la máxima libertad e independencia de las tecnologías propietarias de la nube. Las aplicaciones de diferentes plataformas pueden interactuar sin problemas, se evita el bloqueo de proveedores y se hace posible una fácil portabilidad de datos.

kurt-garloff.jpeg

¿Qué significa ser compatible con Gaia-X?

Los proveedores que participan en Gaia-X deciden en última instancia, sin embargo, hasta qué capa (datos, servicios, infraestructura) permiten la interoperabilidad con otras nubes. Mientras que los requisitos para la certificación SCS ya han sido definidos, según Garloff, el catálogo de requisitos para la conformidad con Gaia-X todavía se está trabajando en detalle. Ya se han establecido dos piedras angulares: el cumplimiento de la DSGVO y la independencia de la intervención reguladora no europea. El objetivo del proyecto es crear transparencia para el cliente. Los proveedores que ofrecen servicios compatibles con Gaia-X revelan en una autodescripción cómo está construida su pila tecnológicamente, cómo son las interfaces, qué características ofrecen en términos de seguridad y protección de datos y cuáles no.

maximilian-ahrens.jpeg

Certificación Gaia-X = soberanía total de los datos?

Una cosa está clara: los requisitos para el cumplimiento de Gaia-X serán menores que para la certificación SCS. El primero no requiere que un proveedor implemente la pila de código abierto. Por lo tanto, la interoperabilidad con otros servicios, la portabilidad de los datos, no tiene por qué estar garantizada a nivel de la infraestructura, sino que puede lograrse a través de interfaces abiertas. "En la mente de la gente, el proyecto representa la soberanía total de los datos. El hecho de que un proveedor cuente con la certificación Gaia-X no significa que se cumplan todos los deseos de protección y seguridad de datos de los clientes", señala Garloff de forma crítica. "Por tanto, debemos tener cuidado de que la iniciativa no se perciba como un paquete engañoso". Como muchos quieren seguir el juego, teme que los requisitos mínimos acaben siendo muy bajos.

Es importante que los usuarios sean conscientes de que la certificación Gaia-X no significa necesariamente una soberanía total de los datos. Gracias a la transparencia así creada, al menos pueden elegir. Y la respuesta a la pregunta "¿Qué nube?" puede no tener que ser automáticamente AWS, Microsoft, Google o Alibaba en el futuro.

Deja un comentario