2021 será el año del cliente

A medida que el año se acerca a su fin, es el momento de considerar las tecnologías y los enfoques que afectarán a la TI empresarial en 2021. Sage ha identificado cinco tendencias que los responsables de la toma de decisiones y los desarrolladores deberían tener en cuenta cada vez más.

"En 2021, los proveedores de software se alinearán con las necesidades de sus clientes incluso más que antes. Esto no sólo se debe a los efectos de la pandemia de Covid 19, que ha establecido nuevos estándares en términos de flexibilidad de uso para el software empresarial. En general, la tendencia de las propias arquitecturas de software se orienta cada vez más hacia la personalización, la orientación al servicio y las experiencias de los usuarios a nivel B2C. Tecnológicamente, las capacidades analíticas mejoradas de las aplicaciones ayudan en este contexto, entre otras cosas también a través de la integración de funcionalidades basadas en la IA", afirma Oliver Henrich, Vicepresidente de Ingeniería de Producto de Europa Central en Sage, señalando los temas que cobrarán importancia en el próximo año.

Integración de la IA en el software en la nube

Corona ha demostrado a muchas empresas lo volátiles que pueden ser incluso los mercados aparentemente estables, lo rápido que cambian los requisitos de los clientes y lo difícil que es reaccionar con agilidad a estos cambios. La mayor integración de las tecnologías basadas en la IA mejorará la capacidad de reacción y actuación de las empresas, ya que dispondrán de herramientas de análisis de datos y de previsión notablemente más fiables. Esto facilitará la predicción de la evolución futura del mercado.

Un software apoyado en la IA analiza los datos de ventas pasadas, por ejemplo, y calcula qué volúmenes de ventas son más probables, teniendo en cuenta determinados parámetros de la evolución actual del negocio. A partir de ahí, se pueden sacar conclusiones sobre las próximas cantidades de producción y los recursos necesarios para ello. "Los sistemas de autoaprendizaje también pueden hacer que sus previsiones sean más precisas de un año a otro y, en consecuencia, ofrecer recomendaciones de actuación cada vez más exactas. Esto se debe a que pueden recurrir a cantidades de datos en constante crecimiento y a un caudal de experiencia cada vez mayor para crear sus previsiones", explica Henrich.

HR Analytics

Incluso en 2021, después de la transformación digital hacia la oficina en casa, impulsada con fuerza por Covid-19, las empresas deben seguir siendo ágiles en cuestiones de recursos humanos (RRHH) y reaccionar con rapidez a las cambiantes exigencias del mercado -por ejemplo, al modernizar la cartera en dirección a los servicios digitales-. Para ello, es esencial conocer en detalle si una empresa dispone también de los correspondientes conocimientos técnicos. Por lo tanto, es aconsejable responder a esta pregunta a partir de los datos. Los responsables necesitan una visión precisa de los trabajadores de alto y bajo rendimiento, de los potenciales y de las carencias de competencias en la empresa para poder decidir dónde es necesario seguir formando o contratando. "Esto significa que vemos el enfoque de los análisis de RRHH en particular en los análisis prescriptivos. Especialmente en vista de los nuevos campos de negocio y de la ampliación del radio de acción de la empresa, unas previsiones fiables de las próximas necesidades de los empleados pueden ayudar a perfilar la necesidad de actuación de la empresa en el área de RRHH en los próximos meses de la forma más concreta posible", subraya el directivo. En el ámbito de la gestión de competencias, las aplicaciones basadas en la IA permiten comparar automáticamente las competencias de los empleados, ya registradas de forma estructurada por el sistema, con las necesidades que surgen de los nuevos proyectos. De este modo, los responsables de RRHH pueden obtener rápidamente una visión general de si los recursos internos están disponibles para gestionar nuevas tareas y, en caso afirmativo, cuántas.

Individualización del software en la nube

Los usuarios esperan cada vez más que las soluciones de software se adapten exactamente a sus necesidades. Al mismo tiempo, sin embargo, la tendencia de los sistemas en la nube se dirige cada vez más hacia la estandarización. "En este contexto, los fabricantes confiarán cada vez más en las tecnologías flexibles con las que también se pueden configurar las soluciones basadas en la nube, por ejemplo, definiendo la interfaz de la aplicación a través de metadatos en lugar de programarla de forma inalterable a través de un código fuente rígido. Esto crea un sistema muy dinámico y muy orientado al caso de uso concreto en términos de experiencia de usuario", explica Henrich.

Además, los fabricantes ofrecerán los llamados diseñadores de aplicaciones para un número creciente de sistemas en la nube, con los que los usuarios pueden crear aplicaciones configuradas individualmente directamente desde el software que necesitan para su caso de uso. Además, resulta ventajoso que los proveedores de software dispongan de una amplia red de socios e ISV (Independent Software Vendor) con cuyas soluciones complementarias y sectoriales los usuarios pueden personalizar aplicaciones en la nube altamente estandarizadas.

Más servicios en lugar de productos

"El año que viene se mantendrá una tendencia que ya se ha hecho patente este año: Las grandes soluciones monolíticas están siendo sustituidas cada vez más por servicios más pequeños. Los usuarios quieren, cada vez más, que se implementen sólo las funciones de un software que realmente utilizan y necesitan, y sólo pagan por ellas. La demanda de arquitecturas de base amplia, de las que al final sólo se utiliza una parte, está disminuyendo", predice Henrich.

Un requisito importante para los microservicios es también que estén bien conectados entre sí. La tendencia aquí será hacia la distribución descentralizada en varios centros de datos en el sentido de una nube distribuida. Las ventajas de este enfoque son especialmente evidentes en la menor latencia y la mejor redundancia. A través de la nube, también se produce un cambio en las estructuras de los usuarios: se pasa del tradicional usuario único al multiusuario. Esto hace posible que las empresas que han implantado sistemas con capacidad multiusuario se centren aún más en la comunicación y la colaboración entre los empleados en sus procesos de trabajo. Los microservicios flexibles cumplen este requisito.

Software B2B con facilidad de uso a nivel B2C

"A los fabricantes de software se les exigirá cada vez más en 2021 que proporcionen información de forma que incluso los usuarios sin experiencia puedan orientarse fácilmente en un sistema. La tendencia es que los sistemas se utilicen de forma intuitiva. Se eliminarán los esfuerzos adicionales, como la formación y las fases de prueba y ensayo", asegura Henrich. Las llamadas guías de usuario in-app, que ayudan de forma interactiva e intuitiva al usuario con la aplicación del software a partir del caso de uso concreto, también ayudan aquí. Al mismo tiempo, también es importante en este contexto hacer que la información esté disponible ya preparada para que no tenga que ser recuperada del sistema mediante la inicialización de los protocolos de transacción o análisis correspondientes. Los chatbots ofrecen un importante apoyo en este sentido, ya que los usuarios reciben información "a la carta" del sistema. Esta nueva forma de experiencia de usuario (UX) en el entorno B2B, fuertemente orientada a una UX B2C, no sólo conduce a una mayor fidelidad del usuario hacia el producto que está utilizando, sino que, en última instancia, también a una mayor fidelidad del cliente hacia el fabricante.

"En definitiva, estas tendencias, que hemos identificado como definitorias y determinantes para el año 2021, dan como resultado un paquete global de servicios que facilitará aún más a los usuarios la obtención de la información empresarial que realmente necesitan. En este contexto, el año informático 2021 será claramente el año del cliente", resume Henrich.

oliver-heinrich.jpeg

Deja un comentario