¿Qué es un cliente privado?

En los negocios, hay grandes diferencias en el comercio y el trato con los clientes privados en comparación con los clientes empresariales. Esto requiere un ajuste de las prácticas comerciales por parte de las empresas.

Una diferencia importante entre la relación de empresa a empresa (B2B) y de empresa a cliente particular (B2C) es la garantía. En principio, el legislador siempre asume -tanto para la entrega de bienes físicos como digitales- que el cliente particular tiene una mayor necesidad de protección. Los periodos de garantía son correspondientemente más largos. En las empresas, no es raro esperar que el cliente realice una prueba funcional a la entrega de la mercancía.

Sin embargo, el cliente particular no suele tener los conocimientos técnicos necesarios para probar a fondo el software y el hardware, por ejemplo. En consecuencia, existen periodos de garantía y, en muchas empresas, un soporte especial para clientes particulares.

Ofertas especiales para clientes particulares

Como clientes particulares, muchas empresas que trabajan tanto B2B como B2C ofrecen diferentes ofertas. El software que se entrega a los clientes de cualquier tipo puede ser gratuito para los usuarios privados, por ejemplo. Si, por el contrario, el usuario es una empresa, el mismo software se entrega con cargo. Esto puede deberse, entre otras cosas, a la mejora de la asistencia que siempre pueden esperar los clientes empresariales.

La telefonía móvil es otro ejemplo: en ella, existen tarifas separadas para el usuario medio y para los clientes empresariales. Las diferencias son de carácter contractual y regulan segmentos que sólo son utilizados con frecuencia por una de las partes. Las llamadas internacionales más baratas, por ejemplo, no son importantes para muchos clientes privados, mientras que pueden ser esenciales para los clientes empresariales.

Importancia de los clientes privados

El clásico cliente privado es ideal para proyectar una imagen hacia el exterior. Un ejemplo es Microsoft: la corporación genera la mayor parte de sus beneficios a través de clientes empresariales con ofertas como Azure y Office 365. En la percepción pública, sin embargo, Microsoft está representada principalmente por Windows como sistema operativo para ordenadores y portátiles y diversos dispositivos Surface.

En cambio, la focalización en una de las dos áreas de negocio tiene lugar precisamente en las medianas y pequeñas empresas. En cambio, la diversificación de la oferta, tanto para clientes particulares como para empresas, está más reservada a las grandes compañías.

Deja un comentario