La tendencia a la alineación negocio-TI cambia las demandas de los clientes

Cuanto más estrechamente esté vinculada la TI corporativa a la estrategia de negocio, más éxito tendrá la empresa. Un estudio de la consultora Deloitte muestra que los CIOs tienen cada vez más claro su papel. Los revendedores de TI también deben ocuparse de esto, porque el comportamiento de la demanda está cambiando.

Involucrar al departamento de negocios y a la dirección en los procesos de TI, combinado con la influencia del jefe de TI en la estrategia corporativa, puede tener un impacto decisivo en la situación competitiva. Según un estudio mundial de la consultora de gestión Deloitte, el 44% está convencido de que esa estrategia les proporciona mejores resultados que sus competidores. Sólo el 9% no experimentó ninguna mejora en comparación con sus competidores.

La alineación negocio-TI es cada vez más importante

El CIO se está abriendo paso poco a poco en la alta dirección y, según Deloitte, los representantes de la dirección están cada vez más convencidos de la relevancia de la alineación negocio-TI. Por ejemplo, algunas empresas han sustituido a los antiguos responsables de seguridad informática por un responsable de seguridad de la información. Según Deloitte, esto ha dado a esta última una importancia que va más allá del departamento de TI. Sin embargo, este desarrollo ha tardado en imponerse: En cerca de la mitad de las empresas, el cambio en este sentido aún está pendiente.

"Ahora que la mayoría de las empresas han superado las consecuencias de su recorte de costes ad hoc debido a la crisis, las actividades vuelven a centrarse cada vez más en la integración de las TI y el negocio. Nuestra encuesta muestra que la función de las TI para el éxito general de la empresa ha sido reconocida de forma generalizada - pero la velocidad de implementación de este reconocimiento en procesos estructurales concretos varía enormemente", comenta Peter Ratzer, Partner Business IT Strategy de Deloitte.

La mayoría de los encuestados son conscientes de que los casos de negocio pueden utilizarse para prever la contribución de valor potencial de las TI. En una cuarta parte de las empresas ya existe un alto grado de formalización. Por otro lado, parece que hay que ponerse al día en la cuantificación de la aportación de valor actual, así como en la presentación de informes sobre el rendimiento de las TI o el uso de las mejores prácticas. Una recuperación de costes orientada a los objetivos del departamento de TI está en fase de desarrollo.

"Desarrollo notable" en la externalización

La demanda de servicios externos está sujeta a un cambio estratégico fundamental. Aquí Peter Ratzer ve un "desarrollo notable". Mientras que hasta hace poco las actividades se dirigían principalmente a la reducción de costes, la búsqueda de conocimientos técnicos especiales o de talento es ahora cada vez más importante. Y también en este caso, cuanto más integradas estén las TI y el negocio en la empresa y más maduros sean los procesos de demanda correspondientes, más éxito tendrá la externalización. Si, por ejemplo, los acuerdos de nivel de servicio se definen conjuntamente por ambas partes, el cliente acaba estando más satisfecho.

Deja un comentario