Cómo actualizar tu PC a Windows 10 gratis

Microsoft aún permite instalar Windows 10 gratis. Sin embargo, es necesario tener una copia original de un antiguo Windows 7 o Windows 8

Como es bien sabido, se acerca el día en que Microsoft dejará de dar todo el soporte a Windows 7: a finales de enero, de hecho, ni siquiera se lanzarán los parches de seguridad para este antiguo sistema operativo.

Microsoft, por tanto, lleva tiempo advirtiendo a los usuarios de Windows 7 y les invita a actualizar su sistema operativo a Windows 10, para no arriesgarse a sufrir ciberataques posibilitados por los posibles fallos de seguridad del antiguo SO, que ya no serán corregidos. La actualización a Windows 10 se vende en la Microsoft Store por 145 euros. Pero hubo un periodo, de 2015 a mediados de 2016, en el que Microsoft estuvo regalando la actualización a los usuarios de Win 7, 8 y 8.1. Y, por lo visto, todavía es posible actualizar tu PC a Windows 10 gratis, porque el enlace facilitado en su día por Microsoft para descargar e instalar Windows 10 gratis sigue funcionando.

Actualizar a Windows 10 gratis: cómo hacerlo

Para actualizar nuestro PC a Windows 10 gratis, tenemos que ir a la página de descarga de Windows 10 y luego elegir crear un disco de instalación de Windows. A continuación, debemos descargar y ejecutar, siguiendo las instrucciones que aparecen en pantalla, la herramienta de Microsoft correspondiente. Al final de la instalación, si todo ha ido bien, al ir a Configuración > Actualización y Seguridad deberíamos ver el número de licencia de Windows 10.

Cuidado con la versión de Windows

Lo que hay que especificar, sin embargo, es que de esta forma si estamos actualizando Windows 7, 8 u 8.1 Home obtendremos Windows 10 Home, mientras que si vamos a actualizar Windows 7, 8 u 8.1 Pro obtendremos Windows 10 Pro. Recuerda que la mejor experiencia en Windows 10 se obtiene con la versión Pro, que ofrece funciones avanzadas como Windows Hello, para iniciar sesión sin contraseña, y mucho más.

Por qué es importante actualizar

Windows 10, en los últimos tiempos, ha sido el centro de las críticas de los usuarios por la gran cantidad de fallos que surgen como setas tras cada actualización lanzada por Microsoft. Es también por esta razón que muchos usuarios han pospuesto la actualización al nuevo sistema operativo, quedándose con una de las versiones anteriores. Sin embargo, la actualización es importante porque mejora en gran medida la seguridad del equipo en el que se ejecuta Windows.

Las versiones antiguas, de hecho, ya no reciben actualizaciones periódicas, ni siquiera reciben parches de seguridad y siguen expuestas a graves riesgos. Muy a menudo, se descubren fallos y problemas en versiones antiguas de Windows que pueden ser aprovechados por los hackers para tomar el control de nuestros PC. Después de cada uno de estos descubrimientos, Microsoft lanza el parche correspondiente en la siguiente actualización mensual. Si no se actualiza, no hay seguridad.

Deja un comentario