5 años de Windows 10: ¿El «último» y eterno Windows?

Windows 10 está celebrando su quinto cumpleaños: la iteración actual del sistema operativo más extendido del mundo se lanzó el 29 de julio de 2015. Según Microsoft, se supone que es "el último Windows" que se actualiza constantemente y se renueva con las actualizaciones. Motivo para echar la vista atrás.

Windows parece casi omnipresente. Según estudios recientes, los sistemas operativos Windows cubren en conjunto casi el 90% del mercado de los ordenadores de sobremesa. Alrededor del 55% de esa cifra corresponde a Windows 10, que, como plataforma como servicio, se supone que es el "último" Windows del mercado.

Al mismo tiempo, no ha sustituido del todo a sus predecesores en los últimos cinco años: Mientras que Windows 8 o Windows Vista, por ejemplo, ya no juegan un papel importante, alrededor del 27 por ciento de todos los usuarios de PC todavía se aferran a Windows 7, y hasta un 1,4 por ciento sigue con Windows XP. Sin embargo, al mismo tiempo, Microsoft está penetrando cada vez más en el sector industrial con versiones escalables de Windows 10 para incrustados e IoT.

Con Windows 10, Microsoft ofrece una única plataforma integral

En el lanzamiento de Windows 10 el 29 de julio de 2015, el CEO de Microsoft, Satya Nadella, anunció que el sistema operativo también pretendía ser "el último Windows". Esto no quiere decir que el sistema operativo deje de existir después. En cambio, Windows 10 será la base de un sistema operativo que en adelante se mantendrá, actualizará y desarrollará continuamente. Esto también incluye actualizaciones del kernel a mayor escala, similar a lo que ya ocurrió con la actualización de Windows 8 a la versión 8.1. En este contexto, Microsoft habla de un "Windows como servicio".

Con Windows 10, Microsoft persigue la idea de un sistema operativo universal para todos los ámbitos de aplicación imaginables. Anteriormente, los sistemas operativos Windows estaban estructurados en función de las distintas plataformas; por ejemplo, a veces había una serie de sistemas operativos Windows Server paralela a la familia principal para ordenadores de sobremesa y portátiles basados en x86, Windows CE utilizado en el mercado integrado o Windows RT diseñado para tabletas y netbooks delgados con arquitectura ARM. Todos estos sistemas operativos llevaban el nombre de Microsoft Windows y tenían una interfaz gráfica de usuario de aspecto similar. Pero en cuanto al software, los sistemas operativos sólo eran compatibles entre sí de forma limitada o no lo eran en absoluto: las aplicaciones no se podían portar en algunos casos, y el desarrollo multiplataforma se asociaba a un mayor esfuerzo.

Windows 10, en cambio, se supone que representa un enfoque escalable y holístico de una sola fuente que reduce significativamente el esfuerzo de portación y, sobre todo, de desarrollo, y facilita su manejo. Esto es evidente, entre otras cosas, en el hecho de que Windows 10 ya estaba disponible para PC, portátiles y tabletas en la misma medida desde el principio, sin ningún recorte significativo en las aplicaciones -que fue una de las mayores deficiencias del sistema operativo Windows RT para tabletas en 2012-. En efecto, existen diferentes variantes: Windows 10 IoT Core, por ejemplo, que está dirigido a ordenadores de un solo núcleo como la Raspberry Pi, es una rama más delgada de Windows 10 dirigida a aplicaciones industriales y de IoT que también puede ejecutarse sin monitor. Pero Windows 10 también está disponible como sistema operativo completo para ordenadores basados en ARM, como los basados en los procesadores Snapdragon de Qualcomm.

Este artículo proviene de nuestro portal asociado Elektronikpraxis.

Deja un comentario