Qué es la fábrica inteligente

Una fábrica inteligente es una empresa que se ha pasado a los sistemas automatizados e inteligentes, que funcionan de forma autónoma y en contacto con su entorno

A menudo oímos hablar de la Industria 4.0, especialmente en los últimos meses. Se trata de un proceso de cambio continuo que está arrasando en las empresas, incluidas las pequeñas y medianas, y que está llevando a la adopción de sistemas de procesamiento automatizados e inteligentes en las fábricas.

La cuarta revolución industrial, como se identifica esta importante fase histórica, es un término que define la transición hacia la digitalización de la producción, tal y como se produjo a lo largo de los siglos cuando la industria fue golpeada por otras revoluciones. De hecho, las empresas están abriendo las puertas de sus plantas a las máquinas robotizadas y, sobre todo, a las máquinas capaces de tomar decisiones de forma autónoma, interactuando con su entorno. Hablamos en este caso de sistemas ciberfísicos. Los CPS son sistemas informáticos que permiten a las máquinas comunicarse y operar en estrecho contacto con el mundo real.

La fábrica inteligente

La entrada de los Sistemas Ciberfísicos supone que las empresas se apoyen en técnicas de procesamiento inteligente, donde el hombre sigue siendo necesario, pero no tan fundamental como antes. Los sistemas CPS, de hecho, permiten que las fábricas sean más autónomas y eficientes. En los próximos años, como sugieren muchos expertos, los procesos de producción se basarán principalmente en estas herramientas. El 2018, en particular, será el año de la ruptura. Y no sólo para las grandes empresas, sino también para las pequeñas y medianas. La fábrica inteligente es precisamente eso: una empresa inteligente.

Empresa 4.0: objetos IoT y análisis de datos

En la Industria 4.0, dos elementos serán cruciales: los objetos IoT, dispositivos del Internet de las Cosas siempre conectados, y el Big Data. Dos caras de la misma moneda y fuertemente vinculadas con los sistemas CPS. La sustitución de las máquinas tradicionales por objetos del Internet de las Cosas permitirá a las empresas mantener todos los procesos empresariales bajo control en tiempo real y recopilar datos que pueden utilizarse de múltiples maneras. Los Big Data permiten realizar análisis predictivos, es decir, previsiones y simulaciones. Y, por tanto, para afrontar posibles problemas futuros.

Deja un comentario