Qué es el smartphone modular y cómo funciona

Probablemente sólo unos pocos conozcan los teléfonos modulares, dispositivos que permiten cambiar las prestaciones y funcionalidades de tu móvil. Gracias a una estructura compuesta por una serie de módulos reemplazables, estos dispositivos permiten cambiar elementos como la pantalla, las cámaras, la GPU e incluso el procesador. Aquí tienes una guía rápida sobre qué son los smartphones modulares, para qué sirven y cuánto cuestan.

Qué es un smartphone modular

Los smartphones modulares son un tipo especial de teléfono, cuya funcionalidad es casi idéntica a la de un dispositivo tradicional, pero su hardware y estructura son completamente diferentes. En un dispositivo clásico, todos los elementos como la CPU, la tarjeta de vídeo y la pantalla son fijos, por lo que no es posible sustituirlos personalizando el dispositivo para cambiar sus prestaciones. En este caso, la única solución es comprar un nuevo smartphone.

Los teléfonos modulares, en cambio, son dispositivos formados por una serie de módulos, según una arquitectura que permite sustituir cada componente en función de las necesidades. Esto significa que puedes, por ejemplo, añadir una cámara, cambiar los altavoces por modelos más actuales o instalar un módulo de pantalla para ofrecer una mayor resolución. Esta tecnología no está muy extendida, aunque Google lleva tiempo trabajando en una patente para el desarrollo de su propio smartphone modular (Project Ara).

Los orígenes de esta solución técnica se remontan a la década de los 90, cuando salieron al mercado una serie de teléfonos portátiles modulares, ampliables mediante módulos adicionales. Sin embargo, el ejemplo más famoso es el Fairphone 2, un dispositivo fabricado por una empresa holandesa en 2015, que presentó al gran público un smartphone completamente modular. Casi todos los componentes del dispositivo podrían cambiarse, desde la pantalla hasta el procesador.

Smartphone modular: cómo funciona y para qué sirve

El funcionamiento de los teléfonos modulares es bastante complejo, ya que es necesario permitir que los módulos se integren sin problemas en la estructura principal, asegurando la conectividad de cada elemento nuevo y antiguo. En el dispositivo hay un esqueleto, que incluye todas las partes principales del dispositivo. Sobre este esqueleto se montan los distintos componentes, que encajan en la estructura como si fueran ladrillos de Lego.

De esta forma se puede instalar la CPU, la cámara, la tarjeta de vídeo, la memoria RAM, los altavoces y todos los demás elementos que conforman el hardware del teléfono. Estos módulos son extraíbles mediante sistemas de acoplamiento de fácil manejo, sin necesidad de herramientas especiales ni de un centro de servicio. Esto significa que un solo módulo puede ser retirado simplemente quitando los tornillos de sujeción y sustituyéndolo por un modelo más actualizado o de mayor rendimiento.

La utilidad de los teléfonos modulares es, ante todo, su alto nivel de personalización, por lo que es posible comprar un smartphone barato y aumentar su rendimiento, por ejemplo, instalando nuevos módulos gráficos o una memoria RAM más potente. También reducen los residuos electrónicos, ya que los componentes pueden reutilizarse o revenderse a otros usuarios. Al mismo tiempo, no tienes que comprar un nuevo smartphone cada tres o cuatro años, ya que puedes cambiar los componentes individuales, manteniendo el dispositivo al día.

Por supuesto, estos dispositivos también tienen algunas desventajas. En primer lugar, representan un reto tecnológico considerable, ya que fabricar un smartphone modular es extremadamente complicado, incluso para empresas como Google, Samsung y Apple. Además, no es tan fácil modificar la estructura de un teléfono móvil, ya que es necesario respetar ciertas características técnicas, para evitar sobrecargar el dispositivo, causar daños e insertar módulos incompatibles entre sí.

Smartphones modulares: precios y modelos

En el mercado no se encuentran muchos dispositivos con una disposición móvil, pero es posible comprar teléfonos que ofrecen cierta libertad en la personalización de la estructura de hardware. El más famoso de todos es el Fairphone 3, un teléfono móvil de comercio justo al que se le pueden cambiar los altavoces, la cámara, la pantalla, la batería y muchos otros componentes. El precio del smartphone modular Fairphone 3 es de 450 euros, mientras que el coste de los módulos individuales oscila entre los 30 euros de los altavoces y los 90 euros de la pantalla.

Otros dispositivos no son completamente modulares, pero algunos modelos permiten la sustitución de ciertos elementos, lo que garantiza una personalización al menos parcial. Uno de estos dispositivos es el Motorola Moto Z2, que se vende por unos 160 euros, con la posibilidad de incluir componentes para altavoces, cámaras e impresión. Aunque todavía está en fase de diseño, también se espera que llegue al mercado en breve Phoneblock, un teléfono modular de última generación, aunque no se ha desvelado su coste.

De media, los precios de los teléfonos modulares son los de un smartphone de gama media, pero al mismo tiempo hay que tener en cuenta que se pueden actualizar de forma fácil y barata, utilizando el mismo dispositivo durante muchos años. De este modo, se pueden instalar nuevos módulos por unos pocos cientos de euros, lo que permite tener un teléfono siempre a la última, sin tener que gastar mucho dinero cada vez. Sin embargo, por el momento se trata de dispositivos de nicho, por lo que no se sabe durante cuánto tiempo las empresas que los producen podrán garantizar la asistencia, las piezas de recambio y el desarrollo de nuevos componentes.

Deja un comentario