La calidad de la vigilancia es cada vez mejor

Están por todas partes, en los edificios, en los hoteles o en los autobuses: cámaras de vigilancia. Y la calidad de las grabaciones de sonido e imagen es cada vez mejor. Así se desprende del "Informe de Cámaras de Videovigilancia en la Nube 2020" de Eagle Eye Networks.

En Londres hay 68,4 cámaras de vigilancia por cada 1.000 habitantes, lo que significa que la capital británica está más vigilada que Pekín, según Statista. En la capital china sólo hay 56,2 cámaras por cada 1.000 habitantes. En particular, no sólo ha crecido el número de cámaras en los últimos años, sino también la proporción de cámaras que permiten una mayor resolución o incluso la grabación de audio.

Según el "Informe sobre cámaras de videovigilancia en la nube 2020" de Eagle Eye Networks, el número de cámaras que transmiten audio no ha dejado de aumentar en todo el mundo en los últimos años, aunque los sistemas de audio-vídeo aún no están generalizados. En 2020, la cuota era del 7,6%, frente a solo el 3,3% en 2016. En la región EMEA, la cuota de audio del 19% es significativamente mayor que, por ejemplo, en los mercados americano (4%) o asiático (5%). Con el audio grabado, los espectadores pueden evaluar mejor las situaciones. En Alemania, sin embargo, las grabaciones de audio no están permitidas en ninguna forma de videovigilancia. Por lo tanto, se utilizan predominantemente sistemas de sólo vídeo o hay que desactivar las funciones de audio.

Así, el 73% de las imágenes digitales se transmiten con una resolución inferior a dos megapíxeles, y el 27% con dos o más megapíxeles. No obstante, según el Informe sobre las cámaras de videovigilancia en la nube para 2020, la calidad es cada vez mayor. En 2016, el valor de las transmisiones con más de un megapíxel seguía siendo del 10%. Eagle Eye Networks afirma que la razón del aumento es que las cámaras de alta resolución son ahora más baratas y se ofrecen menos sistemas de cámaras con menos megapíxeles. En Europa, las cámaras de alta resolución se utilizan mucho menos que en otras regiones. El 12% del material grabado aquí en 2020 tenía una resolución de dos megapíxeles o superior, frente al 16% de Asia y el 28% de Estados Unidos.

¿Dónde poner los datos de vídeo?

Según el estudio, una de cada diez cámaras sigue siendo analógica y no digital. Sin embargo, un mayor número de estos sistemas de cámaras siguió enviando sus datos a la nube durante la pandemia. Su cuota aumentó hasta el 9%, frente al 6% del año anterior. En 2016, esta cifra seguía siendo del 22%. La tendencia a la baja de los últimos años de estos sistemas de vigilancia parece haberse detenido por el momento debido a la mayor necesidad de vigilar las habitaciones más de cerca durante la pandemia y la consiguiente mayor demanda de cámaras. Además, se han desarrollado bastantes dispositivos para digitalizar y transmitir imágenes en movimiento transmitidas por cable coaxial a bajo coste.

En todo el mundo, las imágenes grabadas se almacenan hasta una semana (30%), 14 días (19%) o 30 días (42%). En Europa, los datos se almacenan en la nube durante unos 26 días. Esta cifra es ligeramente inferior a la media mundial de 28 días. El motivo es que los datos de vídeo deben eliminarse después de 30 días en algunos países europeos. En Alemania, según las autoridades de supervisión, los datos procedentes de la videovigilancia pueden almacenarse durante un máximo de 72 horas. La conservación más prolongada depende del caso individual o de un interés legítimo.

En cambio, en Asia el valor es significativamente mayor, 38 días de media, y en Estados Unidos los datos permanecen disponibles durante 28 días. En cambio, el material de copia de seguridad local sólo se almacena durante 17 días en Europa y 37 días en Estados Unidos.

Acerca del estudio

Para el estudio, Eagle Eye Networks analizó los datos de más de 100.000 cámaras de su propio sistema de gestión de vídeo en la nube en Estados Unidos y otros 90 países. Las cámaras analógicas y digitales de 133 fabricantes se instalan en una gran variedad de entornos, como edificios corporativos, tiendas minoristas, restaurantes, almacenes, escuelas y universidades, hospitales, hoteles y complejos residenciales.

Deja un comentario