Comunicación en una crisis: la aplicación Smarter funciona sin red

Los científicos han desarrollado la aplicación "Smarter" con la Oficina Federal de Protección Civil y el Ministerio Federal de Educación e Investigación. En el futuro, debería ser posible utilizar un smartphone para enviar llamadas de auxilio o señales de vida en caso de emergencia, incluso si la red móvil e internet están caídos.

En la conferencia final del proyecto "Smarter", celebrada en Berlín el 30 de enero de 2018, los científicos que desarrollaron la app Smarter junto con la Oficina Federal de Protección Civil y el Ministerio Federal de Investigación mostraron cómo podremos comunicarnos en situaciones de crisis en el futuro. Con la aplicación, la gente debería poder comunicarse incluso si la red móvil se ha colapsado y no hay conexión a Internet. En caso de emergencia, las llamadas de auxilio o las señales de vida pueden enviarse a través del smartphone.

"Las catástrofes y las crisis pueden ocurrir en cualquier momento y en cualquier lugar, por lo que debemos prepararnos en consecuencia", dijo el martes el profesor Matthias Hollik, de la Universidad Técnica de Darmstadt, en la presentación de los resultados del trabajo en Berlín. Basta con pensar en los cortes de electricidad, los ciberataques o las catástrofes naturales.

¿Cómo funciona la tecnología? Similar a los dispositivos de radio. A través del chip WLAN, el teléfono se conecta directamente con otro smartphone en el que esté cargada la aplicación. Esto, a su vez, se conecta con otros dispositivos en las cercanías. Según los científicos, se pueden conseguir alcances de 200 a 250 metros de smartphone a smartphone en campo abierto. A través de esta red ad-hoc, los datos, por ejemplo las llamadas digitales de ayuda, pueden ser reenviados cada vez que dos teléfonos hacen contacto por radio hasta que llegan al dispositivo de destino.

La tecnología ya había sido probada con éxito en septiembre de 2017 en un ejercicio de crisis a gran escala en el campo de entrenamiento militar cerca de Paderborn, dijeron. Sin embargo, aún queda un largo camino por recorrer antes de que la tecnología, que hasta ahora sólo se ha utilizado en dispositivos Android, sea realmente adecuada para el uso diario. Lamentablemente, los usuarios normales no pueden descargar la aplicación por el momento, ya que los dispositivos no admiten la comunicación directa desde el principio, explicó Hollik. "Tuvimos que modificarlos técnicamente e intervenir profundamente en los smartphones".

"La base técnica está creada, ahora hay que apelar a los fabricantes de dispositivos", es la conclusión de los investigadores. Y Lutz Diwell, del Foro del Futuro para la Seguridad Pública, también explicó: "La gestión de la crisis sólo puede verse como una tarea conjunta del Estado y la economía". Las empresas tendrían que hacer aportaciones para mantener y apoyar al Estado en su capacidad de respuesta.

Se puede encontrar más información sobre la app en smarter-projekt.de

.

Deja un comentario