Cómo navegar por Internet de forma anónima sin dejar rastro

Cuando navegamos por Internet, los rastros que dejamos son utilizados por las empresas de publicidad. Esto es lo que puedes hacer para proteger tus datos personales

¿Es casualidad que tras buscar en Internet un smartphone que quieres comprar, aparezcan anuncios con ofertas de los mejores teléfonos del momento? No del todo. Cuando navegamos por Internet, nuestros "movimientos" son rastreados y revendidos a las empresas de publicidad para que creen banners en función de nuestras necesidades.

Por la misma razón, tras visitar un sitio de comercio electrónico dedicado a la ropa, toda la publicidad que veamos online mostrará ropa, camisetas y vaqueros en oferta. Este fenómeno se denomina publicidad de seguimiento y utiliza los hábitos de cada usuario individual para crear campañas publicitarias ad hoc. Aunque al principio puede parecer un servicio muy útil para facilitar las compras en línea, al cabo de un tiempo empezaremos a darnos cuenta de que en realidad es nuestra privacidad la que está amenazada. Cada uno de los movimientos que realizamos en la red es rastreado para mejorar el perfil que las empresas han creado sobre nosotros.

Una situación muy parecida a la de 'Black Mirror' (serie de televisión que explora los peligros de la tecnología), pero que se puede mitigar utilizando sencillas herramientas. Si queremos mantener nuestra navegación en el anonimato, es posible. Sólo hay que utilizar las herramientas adecuadas. No siempre son muy eficaces, pero al menos permiten bloquear el seguimiento de nuestros hábitos en línea. A continuación te explicamos cómo navegar de forma anónima sin dejar rastro.

Utiliza el Modo Incógnito

El primer truco para navegar de forma anónima es utilizar el Modo Incógnito, disponible en los principales navegadores. Las páginas abiertas en modo incógnito no se guardan en el historial ni en el archivo de cookies. Lo mismo ocurre con las búsquedas: Google u otros motores de búsqueda simplemente no las almacenan. Por desgracia, el modo de incógnito no funciona el 100% de las veces. De hecho, la navegación sigue siendo anónima sólo a nivel local, mientras que su IP sigue siendo visible y los proveedores saben muy bien qué sitios ha visitado. Esta herramienta está muy bien si quieres ocultar tus hábitos a las personas que usan tu ordenador, pero en caso contrario es completamente inútil.

Usa una VPN

Otra herramienta muy útil para navegar de forma segura es instalar una VPN en tu ordenador. VPN significa Red Privada Virtual y es utilizada principalmente por las empresas para proteger sus datos de los hackers. Al utilizar una VPN, se crea una especie de túnel privado entre el ordenador y los servidores VPN, lo que dificulta la entrada de los hackers. Además, las VPN también se utilizan para enmascarar la ubicación real de uno y dejar pistas falsas. Al utilizar una VPN junto con el modo de incógnito, aumentas tus posibilidades de permanecer en el anonimato. Lamentablemente, las VPN tampoco son 100% eficientes. Por ejemplo, los proveedores saben perfectamente cuándo un usuario está conectado o desconectado, a pesar del uso de la VPN. Así que cuando navegues, aunque estés protegido por una VPN, debes ser consciente de que nunca serás completamente anónimo.

Tor navegador

Como habrás adivinado, navegar en total anonimato no es nada fácil. Si no te satisface la combinación VPN + modo incógnito, la última carta que puedes jugar es instalar el navegador Tor en tu ordenador o smartphone. Se trata de un navegador que utiliza un sistema de comunicación anónima que envía las peticiones del usuario (búsquedas en línea, acceso a un sitio web) de un lado a otro del mundo, lo que dificulta enormemente el seguimiento de la navegación en línea por parte de las empresas. La única pena que hay que pagar es la ralentización en la apertura de páginas web, pero para asegurar tus datos personales puedes aguantar este pequeño defecto.

Deja un comentario