6 trucos para cargar tu smartphone sin estropear la batería

La duración de la batería del smartphone es una de las preocupaciones más importantes para los usuarios: aquí tienes seis trucos para proteger la salud de la batería

El uso de la carga rápida en las baterías de los smarthones es una práctica cada vez más habitual entre los fabricantes. Ocurre en dispositivos Samsung, Huawei e incluso Apple. Tener un teléfono móvil que no necesite estar constantemente enchufado es cada vez más importante.

Según el estudio de ComTech publicado en KantarWorldPlannel, la duración de la batería es el requisito más importante para los consumidores, incluso en comparación con la calidad del compartimento fotográfico. Sin embargo, ahora que la recarga rápida es tan popular, surgen muchas preguntas: ¿puede este tipo de alimentación arruinar el dispositivo a largo plazo? ¿Cuáles son los riesgos? ¿Es posible cargar el smartphone sin dañar la batería? En realidad, sí, hay una serie de trucos que permiten que tu dispositivo funcione durante más tiempo. Estos sencillos consejos y trucos te permitirán mantener vivo tu smartphone durante años y utilizarlo durante todo el día sin tener que ir a la caza de un enchufe.

¿Por qué hay que cargar la batería hasta el 80%?

Todos los teléfonos móviles, así como los dispositivos electrónicos y los coches eléctricos, funcionan con baterías de iones de litio (Li-Ion). La duración y la longevidad dependen de su tamaño: cuanto mayor sea la batería, mayor será su autonomía. Por este motivo, empresas como Apple y Samsung están sacrificando ciertos componentes -como la ranura para la SIM- para hacer sitio a baterías más grandes.

Pero eso no es todo: al cargar una batería de iones de litio, nunca se debe llegar al 100%. Por eso los fabricantes recomiendan cargar el smartphone hasta el 80%. Aunque el dispositivo se descargará más rápido que si estuviera cargado al 100%, esto permitirá que sobreviva más tiempo.

Usar la carga rápida no dañará la batería

La potencia de un cargador de generación anterior está entre 5 y 10 vatios. Esta capacidad aumenta hasta 5 veces en las fuentes de alimentación más recientes. Por ejemplo, el Galaxy Note 10 y el Note 10 Plus tienen un cargador de 25 vatios. Este tipo de alimentación no perjudica a tus dispositivos, y las razones son sencillas: como siempre, hay que entender cómo funcionan.

Las baterías de carga rápida funcionan en dos etapas. La primera fase dura entre 15 y 30 minutos y proporciona a la batería una carga del 70-80%, mientras que la segunda fase dura más tiempo y se utiliza para recargar la parte que falta. Durante la primera fase, los dispositivos absorben la mayor parte de la carga sin consecuencias. Apple ha afirmado que sus dispositivos pueden alcanzar el 50% de carga en media hora. El uso de un cargador de carga rápida permite, por tanto, tener la autonomía deseada en poco tiempo, sin dañar su eficiencia.

No es posible sobrecargar la batería

El riesgo de sobrecargar la batería de iones de litio del ajo es una de las mayores preocupaciones de los usuarios. En particular, el miedo está relacionado con el hábito de mantener el teléfono enchufado incluso después de que esté cargado al 100%. En realidad, el dispositivo está construido de tal manera que cuando alcanza su nivel máximo, la carga se detiene por sí sola.

Apple ha ideado un sistema de protección muy especial llamado 'Carga optimizada' que detiene la carga no al 100% sino al 80%, impidiendo que entre en la segunda fase. Esto mejora la longevidad de tu smartphone.

¿Por qué no debes dejar que tu teléfono se quede sin energía?

Si quieres que tu smartphone sobreviva el mayor tiempo posible, asegúrate de no quedarte nunca sin batería. A la larga, su eficacia podría verse reducida.

Para evitarlo, siempre que el nivel esté en su punto más bajo, activa los ajustes de 'Ahorro de energía' y deja de utilizar el aparato. El mejor momento para cargar el teléfono es cuando el nivel de batería está al 30%.

Evita las altas temperaturas

Las altas temperaturas reducen la duración de la batería. Para proteger su smartphone, manténgalo alejado de fuentes de calor ya que, en casos extremos, podría explotar. Si el dispositivo se expone -o alcanza- una temperatura de 30°C la batería perderá su eficacia o se verá comprometida de forma permanente.

Puedes utilizar otros cables distintos a los suministrados

¿Cuántas veces has cargado tu teléfono utilizando el adaptador de corriente de un amigo? La buena noticia es que esto no dañará tu dispositivo. A menos que se trate de cables falsificados o dañados, no hay peligro. El único inconveniente es que tu smartphone puede cargarse más lentamente. Esto sucede, por ejemplo, con los teléfonos OnePlus que vienen con cargadores con tecnología propia que permite que el teléfono se cargue rápidamente. Si utilizas un cargador alternativo, aunque no cause ningún daño, se cargará más lentamente.

En definitiva, las baterías modernas están diseñadas para durar mucho tiempo y cargarse rápidamente, pero sobre todo cuentan con sistemas de protección que las hacen más seguras que en el pasado. Conocer y aplicar estos trucos le ayudará a mantener sus dispositivos eficientes durante muchos años.

Deja un comentario