¿Qué es la PI?

Todo dispositivo que necesite comunicarse dentro de una red de datos requiere una dirección IP. Permite identificar de forma única a cada participante de la red. La dirección IP es, por tanto, un requisito básico de la comunicación digital.

La abreviatura IP significa Protocolo de Internet. Es un estándar de red de uso global que permite que dos dispositivos digitales se comuniquen entre sí, es decir, que envíen y reciban datos. El IP garantiza que cada participante en la red sea identificable de forma única y que los paquetes de datos lleguen al destinatario correcto. El estándar IP se utiliza tanto en Internet como en las intranets de las empresas o en las pequeñas redes domésticas. En una red IP, los datos se envían siempre en forma de los llamados paquetes IP (Internet Protocol Datagram). Son los elementos básicos de la comunicación de datos. Cada uno de ellos comienza con un área de información en la que se introducen las direcciones IP del emisor y del receptor. Las direcciones IP se utilizan para formar subredes dentro de Internet u otra red, que sirven para el direccionamiento lógico de los datos. Por tanto, IP es también la base del enrutamiento digital, es decir, de la selección de la ruta óptima para la transmisión de datos.

Dos estándares para las direcciones IP

A cada ordenador se le asigna una dirección IP en cuanto existe una conexión de red. Las direcciones IP son asignadas por el proveedor de Internet o por un router, que luego sirve de puerta de entrada a Internet o a otra red. Para ello, el router recibe una dirección IP externa para el acceso a Internet y, al mismo tiempo, asigna direcciones IP internas para los distintos dispositivos de la red.

¿Cómo funciona una dirección IP?

Las direcciones IP se generan hoy en día en base a dos estándares diferentes. El antiguo estándar IPv4 define cuatro números para cada dirección, que están separados entre sí por un punto y pueden consistir en todos los números entre 0 y 255. Sin embargo, ante el constante aumento del número de dispositivos conectados a Internet, este sistema ha alcanzado sus límites. El nuevo estándar IPv6, que genera direcciones formadas por bloques de ocho caracteres que pueden contener no sólo números sino también letras, ofrece muchas más combinaciones posibles.

Una dirección IP suele asignarse de nuevo para cada sesión de Internet o cada acceso a la red. Sin embargo, los proveedores de Internet, las autoridades e incluso las grandes empresas tienen asignados determinados rangos de direcciones. La ubicación de un ordenador también puede determinarse con relativa precisión a partir del nodo de acceso telefónico a Internet más cercano. A través de la dirección IP de un ordenador, el proveedor puede determinar sin problemas qué sitios web visita un usuario y qué datos descarga en el proceso. El uso y almacenamiento de estos datos está regulado por la ley.

¿Qué es All-IP?

All-IP es un nuevo estándar dentro del Protocolo de Internet. Permite transmitir todo tipo de información - voz, vídeo y datos - en un protocolo de información común. Con All-IP, la información transmitida se divide en pequeños paquetes de datos que llegan a su destinatario a través de diferentes nodos y rutas de datos. Las llamadas telefónicas también se realizan exclusivamente a través de VoIP (Voz sobre IP), es decir, como telefonía IP a través de Internet.

Para los proveedores, esto se traduce en ventajas técnicas y posibilidades de ampliación. Por ejemplo, los anchos de banda que antes estaban disponibles exclusivamente para la telefonía RDSI pueden utilizarse ahora para la subida de datos integrada. All-IP también permite reducir el número de centralitas y los distintos componentes de la red. Las conexiones all-IP se están convirtiendo cada vez más en el estándar general.

Deja un comentario