¿Qué es el cumplimiento?

El cumplimiento de la normativa es indispensable para toda empresa. Las estructuras firmes y las directrices vinculantes son muy importantes en las transacciones comerciales. El término "compliance" abarca todas las medidas que una empresa adopta en términos de directrices organizativas.

Ya sea en el trato con los clientes, los socios comerciales o los compañeros, las normas vinculantes son indispensables en todas las empresas. Además del cumplimiento de todas las normas legales pertinentes, éstas incluyen también principios específicos de la empresa, por ejemplo, sobre temas de responsabilidad ecológica o de interacción justa entre superiores y empleados. El objetivo es tener en cuenta el panorama general y ser considerado digno de confianza y reputación en todos los aspectos.

Un requisito esencial para la competencia

El cumplimiento de las normas garantiza que una empresa pueda actuar de manera competitiva y orientada al futuro. Donde falte, tarde o temprano habrá incertidumbre, descontento y, en el peor de los casos, incluso caos. Esto sólo puede evitarse con normas claras para los procesos empresariales más frecuentes y el trato con los clientes y socios, los competidores y la prensa. Por lo tanto, las empresas -no importa el tamaño- harían bien en ocuparse intensamente del tema del cumplimiento normativo.

Qué más está en juego

Un sistema de cumplimiento normativo propio de la empresa también sirve para excluir de antemano las violaciones de las normas, si es posible. Si, a pesar de todo, se produce una conducta impropia, debe aclararse inmediatamente. Además, debe especificarse detalladamente cómo y por qué medios se informará al público, si es necesario. Y por último, pero no menos importante, un procedimiento de sanción también forma parte de la estrategia de cumplimiento: las advertencias, los avisos y, en el peor de los casos, los despidos deben seguir un procedimiento definido con precisión.

El cumplimiento de la normativa legal es especialmente importante

Además de los aspectos importantes de la labor empresarial y del objetivo de parecer positivo en el entorno del mercado, el cumplimiento de la normativa legal es especialmente importante. Por lo tanto, para evitar con seguridad las reclamaciones por daños y perjuicios o incluso las medidas punitivas, el cumplimiento de una empresa debe ocuparse siempre también de garantizar una conducta correcta en todos los sentidos en materia de derecho penal, civil y mercantil. Es la única manera de evitar graves consecuencias a largo plazo.

Ejemplos de directrices de cumplimiento

Como ejemplos de directrices de cumplimiento están:

  • Cómo tratar los regalos, recompensas e invitaciones de los clientes
    • Comportamiento con la competencia
      • Medidas para proteger el medio ambiente
    • Comunicación con los miembros de la prensa
      • Comportamiento interno del equipo

Los empleados deben conocer las normas de cumplimiento

Como debería ser una obligación para prácticamente todas las empresas, para tener unas directrices de cumplimiento precisas, es esencial comunicarlas con claridad. Todos los empleados de la empresa deben saber de qué se trata y cuál es la filosofía empresarial de la compañía. Es la única manera de garantizar que todos los empleados de la empresa tiren en la misma dirección. Por lo tanto, las normas de cumplimiento deben darse a conocer y, si es necesario, debatirse entre el personal. Si es necesario, debe ofrecerse una formación adecuada con carácter obligatorio.

Deja un comentario