¿Qué es el contragolpe?

Los pagos de comisiones son reembolsos de comisiones que van a parar a un tercero en el marco de una relación comercial. En Suiza, este tipo de comisiones -generalmente ocultas- también se denominan retrocesiones.

El término retroceso tiene su origen en el derecho del mercado de capitales. Se refiere a las comisiones ocultas que los proveedores de servicios financieros, pero también las empresas de otros sectores -por ejemplo, las empresas de TI o las empresas de medios de comunicación- pagan a un tercero.

Los pagos de comisiones ilegales sólo son posibles en el marco de las relaciones comerciales. En este caso, el receptor de una suma de dinero o de un servicio de valor monetario transfiere parte de ella a un tercero. En la práctica, esto se refiere principalmente a las comisiones que los emisores de valores y otros servicios financieros -por ejemplo, bancos, gestores de fondos o compañías de seguros- pasan a los agentes de estos servicios. A través de ella, una parte de la prima de emisión (agio) u otras comisiones pagadas por el cliente fluye hacia el intermediario financiero. Sin embargo, las comisiones ilegales son ahora también comunes en la industria de las TI - por ejemplo, para recompensar los servicios de los revendedores.

Varias variantes de comisiones ilegales

En la práctica, las comisiones ilegales juegan un papel en diferentes variantes. Por ejemplo, se habla de "kickback" cuando:

  • Los fabricantes de tecnología de la información remuneran los servicios de sus revendedores mediante bonificaciones o descuentos en el marco de los programas de socios.
    • Los intermediarios financieros pueden beneficiarse de descuentos o reducciones de costes en el marco de la relación comercial con sus socios colaboradores, pero a sus clientes se les cobra la tarifa completa.
  • Los proveedores de servicios financieros no repercuten el recargo de emisión pagado por el cliente al emisor del servicio, sino que se lo quedan parcialmente para ellos con el consentimiento de este último.
    • Las agencias de medios de comunicación cobran reembolsos en forma de dinero en efectivo o cuotas gratuitas de las empresas de comunicación por la intermediación de las campañas publicitarias.

¿Cuándo hay que informar a los clientes sobre una comisión ilegal?

La cuestión de cuándo tienen que informar los proveedores de servicios financieros a sus clientes sobre el pago de comisiones ilegales ha ocupado a los tribunales durante años. Mientras tanto, en Alemania ha prevalecido una interpretación jurídica favorable al cliente. Una sentencia histórica del Tribunal Supremo Federal (BGH), por ejemplo, estipula que esas comisiones a terceros deben ser reveladas a los clientes si forman parte de los recargos de emisión o de las comisiones de gestión que reciben los bancos asesores por cuenta de la sociedad de inversión. Si una parte de estos pagos vuelve al banco a espaldas del cliente en función del volumen de negocio, no es reconocible para el cliente que el banco asesor tenga un interés especial en recomendarle precisamente este producto financiero.

En el gasto total respectivo como legítimo. Dicha comisión interna es también un soborno pagado con los activos de inversión del cliente. Sin embargo, la obligación de informar sólo se da si se supera este límite y, además, los costes de captación de capital propio y ajeno no se registran correctamente en el folleto del fondo o el cliente no pudo leer y comprender el folleto a tiempo antes de celebrar el contrato. Lo decisivo en este caso es que si se supera el límite del 15 por ciento, al igual que en el caso de la información incompleta sobre el capital, hay que dudar del valor del modelo de inversión.

En cambio, los asesores de inversiones independientes que no reciben ninguna remuneración de sus clientes por sus servicios están generalmente exentos del deber de informar sobre las comisiones ilegales, ya que, en opinión del BGH, aquí prevalece el interés propio justificado del asesor.

Las comisiones ilegales y la ley

El enfoque legal para tratar las comisiones ilegales en el mundo financiero se aplica ahora también de forma generalizada a las prácticas comerciales de las empresas de comunicación. En el sector de las tecnologías de la información, las cosas parecen diferentes por el momento: Por un lado, los sobornos en este caso difícilmente pueden probarse explícitamente, por otro lado, pueden caer bajo el legítimo interés propio de los fabricantes y distribuidores. Hasta ahora, no hay sentencias fundamentales sobre las comisiones ilegales en el ámbito de la informática. En este contexto, no sólo está abierto si los consumidores finales pueden hacer valer sus derechos en este caso, sino también si los fabricantes de tecnologías de la información de la competencia presentarán en algún momento una demanda por las distorsiones de la competencia debidas a las comisiones ilegales.

Deja un comentario