La inteligencia emocional es más importante que nunca

Las tecnologías avanzan a una velocidad demencial. El ejemplo más claro es probablemente el teléfono móvil. Hace 10 años sólo servía para llamar por teléfono, hoy es la vida y toda tu vida profesional en el bolsillo. Hemos preguntado a Sven Hennige, Director General Senior de Europa Central y Francia en Robert Half, sobre las tecnologías del pasado y del futuro.

¿Qué le viene a la mente de forma espontánea cuando piensa en las TI de los últimos 25 años?

Hennige: El progreso tecnológico simplemente ha hecho que todo sea increíblemente más rápido: La comunicación en sí misma y también la necesidad de acción que surge de ella. Esto tiene tanto ventajas como desventajas. Por un lado, nos permite trabajar de forma ágil y flexible, pero por otro lado, por supuesto, también supone presión y estrés. En mi opinión, afrontar esto es uno de los mayores retos. Porque una cosa es cierta: incluso en tiempos de inteligencia artificial y robótica, las personas siguen siendo insustituibles y deben estar en el centro. La inteligencia emocional es más importante que nunca en el curso de la digitalización.

¿Qué visión del futuro tiene en mente para las TI dentro de 10 años?

Hennige: Por supuesto, dentro de 10 años los humanos y las máquinas trabajarán juntos de forma mucho más intensa de lo que ya lo hacen hoy. Por eso me imagino bien que en el futuro habrá una especie de vínculo de equipo entre el recurso humano y los RPAs (Robotic Process Automation)

.

Deja un comentario