¿Qué son las tecnologías de inmersión?

Cuando el usuario puede sumergirse en eventos virtuales con la ayuda de una tecnología, esto se llama inmersión. Antes bastaba con el televisor, pero hoy todo es más amplio: la realidad virtual no sólo se ve en 3D, sino que también se puede sentir en cierta medida. En el futuro, el cerebro podría incluso conectarse a diversas tecnologías a través de las denominadas interfaces hombre-máquina (HMI).

Las primeras emisiones de televisión de principios del siglo XX marcaron el inicio de la inmersión en una realidad virtual. En aquella época, la tecnología estaba aún muy lejos de la inmersión en un mundo virtual que hoy podemos experimentar con las gafas de realidad virtual, por ejemplo. Las tecnologías inmersivas representan la realidad de forma completamente virtual (RV) o la enriquecen con información virtual seleccionada, esta última se denomina realidad aumentada (RA).

Todos los días

La tendencia al alza de la realidad virtual está impulsada por Facebook Oculus, HTC Vive y Sony Playstation VR.

Mientras tanto, la realidad aumentada y la tecnología que requiere están impregnando cada vez más ámbitos de la vida. Se encuentra en los juguetes, por ejemplo, y permite crear mundos virtuales en las alfombras de juego a través de los correspondientes dispositivos finales, o que el probado tren de juguete circule virtualmente por las vías.

La industria también utiliza tecnologías inmersivas. Por ejemplo, la realidad virtual y la realidad aumentada ya forman parte de la formación y el perfeccionamiento en Deutsche Bahn desde 2018. Como escribe la empresa en sus páginas web, los empleos ferroviarios en la era digital requieren cada vez más conocimientos específicos. Los sistemas ferroviarios se desarrollan constantemente y hay que aprender rápidamente las nuevas tecnologías. Para ello, DB confía en la aplicación de realidad virtual EVE (Engaging Virtual Education), que ha desarrollado ella misma, para cualificar a sus empleados.

Los wearables para mostrar los datos de producción o las ubicaciones de almacenamiento también forman ya parte del inventario y del trabajo diario de las grandes empresas de logística y los fabricantes de automóviles. Ya están en el mercado varios dispositivos vestibles en forma de gafas de datos u otras soluciones de visualización en la cabeza o el cuerpo de los trabajadores en logística o en la línea de producción.

El gráfico muestra una visión general de las tendencias en torno a la HMI, basándose en patentes y publicaciones en los medios de comunicación.

La tecnología se está convirtiendo cada vez más en una herramienta para ampliar los sentidos y las capacidades humanas. En un estudio, Reply trató de averiguar las tendencias de los conceptos de interfaz entre el ser humano y el ordenador, los llamados Human Machine Interfaces (HMI). Para ello, el proveedor de servicios observó cuándo salían al mercado las patentes correspondientes y en qué medida los medios de comunicación se hacían eco de ellas. Como tendencia, se identificaron temas que habían pasado de una incidencia baja pero creciente en los artículos de expertos a los medios de comunicación de masas muy discutidos (ver gráfico).

Este podría ser el futuro

Las llamadas tecnologías de inmersión total permiten el intercambio directo de información entre humanos y máquinas. Los avances en las tecnologías de inmersión total y la neurociencia demuestran que en el futuro los seres humanos podrán estar conectados a los ordenadores. La investigación científica en medicina señala el camino en el que el cerebro humano puede controlar ordenadores con meros pensamientos e intercambiar ideas a través de auriculares o implantes cerebrales.

Ya en otoño de 2016, investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (Suiza) lograron que un mono paralizado volviera a caminar con la ayuda de un chip cerebral. El sistema une las vías dañadas de la médula espinal y crea así una conexión entre el cerebro y la pierna, y lo hace de forma totalmente inalámbrica. La velocidad a la que se están desarrollando las interfaces cerebrales es enorme, describen los científicos.

Actualmente, las empresas están trabajando en interfaces controladas neuralmente. Deben ofrecer vías de comunicación directas entre un cerebro conectado a la red y los dispositivos externos. Como una etapa más de este desarrollo, las tecnologías de tendencia en el campo del cuerpo aumentado pretenden amplificar el cuerpo humano y su rendimiento a través de medios como los implantes o los tatuajes electrónicos.

Deja un comentario